“El storytelling es fundamental para la búsqueda humana de significado.”Mary Catherine Bateson

En algunas de mis clases universitarias, al iniciar cada semestre, comparto con los estudiantes el por qué decidí hacerme docente. Hoy en día tengo varias razones, pero en realidad decidí dar clases para quitarme la fobia de hablar frente a un público. En algún lugar leí que para superar nuestras fobias había que exponernos a ellas,  y como me daba más terror enfrentarme a una palomilla, decidí atacar la otra.

Me gusta compartir esa anécdota, no porque haya sido una buena experiencia; no llegué, di clases y superé mi fobia como aquel artículo afirmaba. No, me fue de la fregada, pero fue una fregada de la cual aprendí mucho sobre el storytelling y cómo contar una buena historia frente a una audiencia. Cada vez que cuento esta anécdota intento tomar ciertas consideraciones que hacen que mi relato sea más efectivo. A continuación te menciono 10 claves para un buen storytelling que me han funcionado para lograr contar mejores historias y conectar con quien me escucha:

#1 – Audiencia activa

La audiencia es todo menos pasiva. Contar historias es un juego que la audiencia asume. Desde la primera interacción intenta adivinar hipótesis, quiere descifrar a los personajes y se ve reflejada en ellos. Por lo tanto, debes tener en cuenta que en el storytelling lo más importante no es tu relato sino la audiencia y para ello necesitas pensar como ella.

 

#2 – Crea expectativa

Las expectativas están relacionadas con el deseo; deseo de saber qué está pasando y por qué; deseo de identidad. ¿Quién soy yo en esa historia? ¿Qué quieren los personajes? Y, ¿qué quiero yo? ¿Logrará el protagonista su objetivo? ¿Quiere el espectador que lo logre? Si no le das material para jugar, la audiencia se aburre. Puedes jugar con la información o con los pensamientos comunes culturales. Dar información poco a poco, guiar y desviar a la audiencia, es lo que hará que tu relato sea lo suficientemente ingenioso como para mantenerla enganchada. Como dicen las abuelitas: no des todo en la primera cita.

 

#3 – El conflicto

No hay storytelling sin conflicto. Aunque a veces no nos centremos en él, debe haber una fuerza que se oponga al objetivo de nuestro protagonista para que sea dramático.

 

#4 – Crear empatía

Es importante generar un diálogo entre iguales. Por eso, primero hay que conocer a la audiencia y segundo, no hables de personajes perfectos, son aburridos y no nos podemos identificar con ellos. El fracaso nos une y eso coloca a la audiencia en un lugar común. Como dice Jonathan Swift: “Es inútil hacer razonar a un hombre fuera de lo que nunca se le razonó.”

 

#5 – Inspira

Las emociones son el centro de toda historia. La audiencia debe de terminar con ganas de cambiar algo en ellos, de retomar proyectos, de ser mejores.

 

#6 – El cómo importa más el qué

“¿Quién puede decir con confianza lo que enciende una determinada combinación de palabras y hace que exploten en la mente? ¿Quién sabe por qué ciertas notas en la música son capaces de conmover profundamente al oyente, aunque las mismas notas ligeramente reorganizadas son impotentes? Estos son grandes misterios…” – Strunk & White.

La historia es importante, pero cómo se cuenta, lo es más.  En las artes escénicas, como en el storytelling, tener una historia es la mitad del camino, pero saber interactuar con la audiencia también es muy importante. Recuerda que es un juego donde la audiencia es activa. Tener claro qué quiero decir y cómo quiero decirlo es primordial para captar la atención, sorprender, estimular la imaginación e incitar emociones.

 

#7 – Demostrar vs. Decir

Los aspectos no verbales comunican mejor. Es mejor exponer los valores que quieres transmitir sin hablar de ellos. La audiencia es sabia y se siente timada cuando hablas de ti o de tu producto, deja que la historia se cuente por sí misma.

 

#8 – Construye confianza

La mercadotecnia del pasado se dedicó a manipular a la audiencia tanto que ésta se ha vuelto muy incrédula y más difícil de convencer. Por eso tu historia debe sostenerse con hechos reales para no perder credibilidad.

 

#9 – Punto de inflexión

Centra la historia en un punto de inflexión, un punto de no retorno, donde las cosas como las conoce nuestro protagonista van a cambiar.  Hay veces en que se ve forzado a hacerlo y otras donde decide emprender el viaje, pero no hay historia si no hay un cambio.

 

#10 – Usa contexto

Establecer un universo que todos comprendan es la mejor manera de hacer que la audiencia se identifique con el relato, hay que darle material para que se relacione con él y que lo sienta como algo verosímil.

Espero que estas claves para un buen storytelling te sean útiles para lograr que tus narrativas enganchen a tu audiencia, las compartan y que hablen de ellas. Pero la única manera de ver qué te funciona y qué no, es poniéndolas en práctica. Ya verás que irás perfeccionando la técnica.

¿Hay otras claves que te parecen importantes? ¡Compártelas con nosotros!

Por Liliana Alvarez Straffon

Si te fue útil este post y quieres saber más sobre storytelling, narrativa transmedia y producción, suscríbete a nuestro newsletter y déjanos tu comentario. Todo el tiempo escribimos sobre estos temas y lo que a nosotros nos ha funcionado en este mundo de las historias y la mejor forma de narrarlas.

Por favor, introduce tu correo electrónico, así podemos contactar contigo.

Comparte esta entrada